Jugando con nieve casera.

En estos días que ya oscurece tan pronto y hace tan mal tiempo, tenemos que inventar mil y una actividades para pasar las tardes en casa con los peques.

Como parte del calendario de adviento, que hemos hecho este año por primera vez, decidimos hacer nuestra propia nieve casera. Ya le habíamos hecho alguna vez con agua, y aunque el tacto es bastante parecido, es verdad que se quedaba pegada en todas partes y se ponía dura en seguida, así que encontré otra receta para hacerla con suavizante del pelo y nos decidimos a probarla.

Sólo nos hace falta bicarbonato, usamos un paquete de un kilo, hacerlo con menos realmente da para poco y casi no pueden manipularla, como es muy barata, creo que un kilo por niñ@ es un proporción bastante adecuada, y suavizante del pelo, que vamos añadiendo hasta que nos salga la textura que nos guste, no hace falta demasiada cantidad.

img_4239

img_4241 img_4244 img_4246 img_4258 img_4262

img_4288

La textura se parece muchísimo a la nieve, hasta está fría!. Rápidamente se nos ocurrieron un montón de ideas, Noa empezó a cortarla y hacer comiditas ( su juego preferido) yo le propuse hacer un iglú y le encantó!, nos dio para toda una clase de aprendizaje, quiso saber cómo se hacían de verdad y quién vivía en ellos, así que buscamos información y vimos algunos vídeos, se quedó impresionada! (me da que vamos a tener que hacer más actividades orientadas a la vida en los polos….jiji)

Después se nos ocurrió ponerlo encima de la mesa de luz, ya ves, cualquier actividad hecha encima de la mesa de luz se multiplica por el doble de guay!!

El efecto es casi polar!

img_4267 img_4251 img_4255

Luego hicimos un muñequito de nieve, no es fácil porque no se compacta igual que la nieve de verdad, queda más suelta y no salen las bolas muy bien, pero con un poco de maña y ayuda de mami, claro, se puede .

Después se le ocurrió hacer un cielo! así que le añadimos algunas figuritas de esas que lucen en la oscuridad que teníamos y quedó precioso!

img_4271 img_4281

Al final, como casi en todas nuestras actividades con masas, quiso teñirla con los colorantes alimentarios, por algún tipo de reacción química que se nos escapa, que suponemos sea por los componentes del suavizante, el amarillo nos quedó naranja y el rojo rosa, pero no importa, el efecto es también espectacular!

img_4282img_4283img_4284img_4290 img_4291

El bicarbonato se mantiene bien varios días, eso sí, el olor del suavizante inunda la habitación, bueno, con elegir uno que nos guste solucionado.

No mancha, pero claro, al jugar con ello pues se va cayendo y esparciendo por ahí y se queda como arena, de las cosas se quita con agua sin problema, pero tendréis que barrer y barrer y limpiar y limpiar! Pequeño ninja se pone histérico! jiji.