Estoy tan agitada estos días, me revuelve tanto todo lo q está pasando.. lo desprotegidas q estamos…

La sentencia del juicio x el caso de la manada en la que dictamina que 5 chicos que arrinconan en un portal a una chica de 18 años, la violan, la graban, lo comparten en redes, le roban el móvil, es sólo un abuso…Que hayan cuestionado si ella dio pie a esa situación, si no parecía sufrir demasiado, si ha rehecho su vida..

Todo ello, hace que me replantee cómo debo educar a mi hija…

Tendré que enseñarle a no andar por sitios con poca gente.

A, como hacía yo, que cuando vuelva a casa sola, intente ir detrás de alguna chica o alguna pareja q vaya en su misma dirección, pero nunca un chico.

A llevar las llaves en la mano a modo de arma.

A simular q habla por el móvil.

A cruzarse de acera cuando haya​ un grupo grande de tíos.

A sonreír cuando desconocidos la piropeen.

A intentar zafarse de los babosos en los bares.

A soportar vídeos e imágenes de mujeres semidesnudas en cualquier red social o página de internet a la que acceda.

A soportar chistes machistas e incluso reírse de ellos.

A qué la valoren por su aspecto.

A que le pregunten cómo consigue compartir su trabajo con la crianza de sus hijos y las labores del hogar.

A que le digan ” estás es uno de esos días eh??” Cada vez que le apetezca estar de mal humor.

A eso y a tantas cosas más…

Porque eso, es a lo q nos enfrentamos las mujeres cada día.. ( q levante la mano la que​ no lo haya sufrido…. ninguna verdad?)

Pues NO.

He decidido que ya está bien, que el mundo no avanza cuando seguimos siendo las mismas las q tenemos que aprender éstas cosas…

Asique al que voy a enseñar, va a ser a MI HIJO.

Porque son ellos los que tienen que aprenderselo bien, y desde bien pequeños.

Voy a enseñarle a no piropear a las mujeres.

A no cosificar su cuerpo.

A entender que no tienen que ayudar, tienen que compartir. Que todas las tareas, y el cuidado de l@s hij@s es una cuestión que corresponde absolutamente a ambos.

A no permitir fotos, vídeos, chistes o comentarios machistas, no sólo no difundiéndolos si no criticando al que lo haga.

Como madre, no le diré aquello de que las “señoritas van primero”. “Ten cuidado con esa niña que es una princesa” “peleas, corres, juegas al fútbol, chillas…Etc como una niña”

A no aprovechar la situación si alguna chica ha bebido de más.

A no creer que la ropa que lleva y cómo le habla da lugar a poder tocarla.

Y sobre todo a que NO ES NO.

 

Porque mujeres y hombres del mundo, padres y madres, son ellos los que tienen que entender el mensaje. No tenemos que evitar ser víctimas, tenemos que evitar que se produzca la agresión.

Porque para no llegar a actos tan aberrantes hay que recorrer un camino lleno de igualdad y corresponsabilidad.

Y por supuesto que las mujeres tenemos que hacer el mismo recorrido, e imponernos ante las situaciones de desigualdad, pero lo importante es que no lleguen a pasar.

El cambio es difícil, pero será imposible si no le damos el mensaje adecuado a quien está ejerciendo el control.

Me encantaría saber cuántas estamos en ello, contadme.

Compartir si creéis que es importante..

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.